Como se fabrica el perfume


La elaboración del perfume.

Un perfume está constituido principalmente por una mezcla de sustancias odoríferas (que despiden un olor) que generalmente llamamos esencias;  además contienen disolventes, los más empleados son el alcohol etílico y el agua.

Conseguir un nuevo olor o perfume no es tarea fácil. La creación de una nueva fragancia puede costar años de esfuerzo y trabajo.

Desde la Edad Antigua, el hombre ha utilizado la riqueza que la naturaleza ofrece para perfumar su cuerpo y su entorno con aromas de flores, especias y resinas. Hoy, a pesar del gran desarrollo de los aromas sintéticos, la calidad de un perfume se equipara a la riqueza de las notas naturales que lo componen. No se concibe un buen perfume sin que contenga varios elementos naturales que le den carácter a la composición.

 La realización de un perfume es actualmente muy diferente a como era en la antigüedad. Los adelantos científicos y técnicos  han permitido realizar fórmulas cada vez más complejas que antes se llevaban a cabo únicamente mediante la experimentación. La elección de materias primas de calidad, las técnicas de destilado y el trabajo de los profesionales son las claves del éxito.

Existen infinidad de materias primas utilizadas en la fabricación de un perfume, pero se pueden dividir básicamente en productos naturales (vegetales, animales o minerales) y productos sintéticos. Los productos sintéticos son los producidos mediante reacciones químicas que se fabrican con la intención de reproducir aromas naturales.

La mayor parte de las sustancias naturales tienen su origen en el reino vegetal; por citar algunas: limón, mandarina, pomelo, naranja amarga, jazmín, nardo, rosa, ciclamen, violeta, verbena, manzanilla, clavo, pimienta, vainilla, canela, pino, palo de roda, patchouli, sándalo, jengibre, vetiver, jara, bergamota, mirra, musgo de encina, algas marinas y lirio de mayo.

Las plantas almacenan gran número de sustancias aromáticas en hojas, tallos, frutos, cortezas, troncos, raíces o semillas. Pero no sólo con sustancias vegetales se crea un perfume, también se utilizan sustancias de origen animal para conseguir una fórmula redonda. Las materias de animales se emplean en perfumería con el fin de que el aroma persista en la piel y añadan sensualidad.

Para la elaboración de cada perfume se diseña una fórmula especial. La fórmula es el “alfa y omega” de todo perfume.  La idea no es mezclar aromas afines al azar en una probeta para conseguir algo que huela bien, sino combinarlos en las proporciones adecuadas teniendo en cuenta que ciertas esencias no son compatibles con otras, y que se pueden alterar las propiedades de ambas en la mezcla.

Como explica el creador de perfumes de fama universal Edmund Roudnitska "Componer no es equilibrar productos, sino conjugarlos, es decir, sacar partido de todos los atributos para obtener una forma nueva e interesante, que será el resultado de todas las formas que lo componen, algo que va más allá de la simple adición y neutralización.

Técnicas de fabricación del perfume.

Diversos procedimientos de fabricación permiten al perfumista disponer de centenares de ingredientes, que probablemente formarán parte de alguna de sus creaciones. Los procesos más comunes son:

·       EXPRESIÓN 
En El caso de los frutos, se le exprimen sus esencias solamente de la corteza. Una vez separada del fruto, la corteza se agujerea finamente y se comprime mecánicamente. El extracto obtenido se decanta y se filtra sobre papel mojado, con el fin de separar las partes acuosas de los aceites esenciales. Este tratamiento en frío es utilizado particularmente con naranjas, limones y otros cítricos, cuyo aroma muy fresco no resistiría el calor.

·       DESTILACIÓN
   La destilación consiste en separar por evaporación los sólidos de los diferentes componentes volátiles de una mezcla.   
Se calienta dicha mezcla de agua y de vegetales aromáticos. El vapor de agua arrastra los elementos aromáticos hacia la columna de destilación, que una vez enfriados son recogidos. Por decantación el agua se separa de las sustancias aromáticas, resultando las llamadas escencias.

·       EXTRACCIÓN
El principio es es mezclar plantas con un solvente;  al momento en que se ponen en contacto las plantas de las que se extraerá el aceite, el disolvente se impregna de materias aromáticas. Tradicionalmente esta técnica era utilizada con grasas de animales, de las cuales se obtenían pomadas o aceites aromáticos. Las grasas animales han sido reemplazadas por disolventes volátiles los cuales se eliminan por evaporación, de esta forma se consigue una materia con consistencia de cera. Al mezclarlo con alcohol, calentarlo y enfriarlo después, se obtienen los compuestos vegetales. Se elimina el alcohol por medio de evaporación y se obtiene el absoluto.

·       MACERACIÓN 
Es el método más antiguo, pero actualmente esta técnica ha sido abandonada. Se utilizaba con flores muy frágiles como la flor de azahar, el jazmín o las tuberosas. Los pétalos, recogidos a mano, se disponían en una fina capa sobre una película de grasa animal dispuesta a su vez en una plancha de vidrio, llamada "châssis". Cada 24 ó 48 horas se retiraban minuciosamente los pétalos. Se repetían varias veces estas operaciones hasta la saturación de las grasas. Una vez terminado el proceso, la pomada resultante cargada de aromas se rascaba, lavándola a continuación con aguardiente de vino para obtener infusiones.

·       SOFTACT
También llamado extracción del CO2. Mediante este método se pueden obtener extractos de una calidad olfativa, y de una pureza inigualable sin ningún resto de disolvente y sin utilizar altas temperaturas. Se puede hablar de extracción suave.

·       NATURE PRINT
 Es un método utilizado por los perfumistas y científicos que puede reconstruir la complejidad y la sutileza de un aroma acercándolo lo máximo posible a la naturaleza.